Cómo evitar un "aplicalipsis": protege la velocidad de tu sitio

Fecha
15 de mayo de 2020
Categoría
Marketing
Escrito por
Aidan Corbett

Para facilitar su esfuerzo de ingeniería y, lo que es más importante, el crecimiento de sus vendedores, Shopify ha hecho un trabajo extraordinario al crear un ecosistema de aplicaciones enormemente útiles que pueden añadirse fácilmente a tu sitio de Shopify.

En la plataforma de aplicaciones de Shopify, los comerciantes pueden acceder a miles de aplicaciones que les ayudan con todo: desde la realización de pruebas A/B de precios hasta la creación de ventanas emergentes de conversión e incluso la creación de cestas inocuas para el clima.

A los vendedores les encanta, porque les permite añadir funcionalidades sin código a su sitio web de una forma rápida y bajo demanda.

A los desarrolladores les encanta porque les ofrece una tienda en la que mostrar sus aplicaciones y añade una fuente de ingresos adicional a su negocio.

A Shopify le encanta porque reduce el número de peticiones de características que tiene que incorporar al producto principal, y le aporta grandes ideas para futuros desarrollos.

Así que todo son ventajas, ¿verdad?

No tan rápido.

Marketing básico para aplicaciones de la plataforma de Shopify

Acabas de desarrollar tu primera aplicación. ¡Felicidades! El siguiente paso lógico consiste en crear una página de la plataforma de aplicaciones y enviarla para que el equipo de Shopify la apruebe.

Al crear la página de la plataforma, detallarás cómo ayuda tu aplicación a los comerciantes para que aumenten las ventasreduzcan costes o trabajen de una forma más eficiente: es decir, todas esas mejoras que los comerciantes necesitan urgentemente y que probablemente tu aplicación pueda ofrecer.

Probablemente, hablar de características y valor es bastante fácil. Sabías el valor que aportabas e incluso hiciste un estudio de mercado antes de escribir una sola línea de código. Probablemente has hablado con los vendedores que conoces para que te cuenten cuáles son sus problemas y has creado una oferta que los soluciona.

Sin embargo, el tema de los costes podría ser más complicado.

Técnicamente hablando, les vas a pedir a tus vendedores (clientes) que asuman tres costes principales. Dos de ellos son bastante evidentes, pero hay un tercero que está oculto.

  1. Costes de suscripción: lo más probable es que ofrezcas una prueba gratuita durante unos 30 días. Transcurrido ese tiempo, los clientes probablemente tengan que pagar una cuota mensual. También puedes tener diferentes niveles de precios basados en el volumen, el uso o el conjunto de características. Afortunadamente, a medida que el cliente crece, su valor para tu negocio también aumenta.
  2. Costes de tiempo: la mayoría de las buenas aplicaciones ahorran un tiempo considerable en comparación con la mejor alternativa y ofrecen un valor sustancialmente mayor que la opción más establecida (no hacer nada). Has creado tu aplicación para que sea fácil de configurar y has hecho un excelente trabajo para comercializar esa ventaja.
  3. Costes de recursos web: los ocultos. Tu producto se incrustará en el sitio de tu cliente, añadiendo megabytes de recursos, bibliotecas y API que deben cargarse cada vez que un cliente entra en la tienda. En este artículo nos centraremos en este coste.
Suscríbete a nuestro boletín
Recibe consejos de expertos sobre la gestión del inventario, el marketing y las finanzas para que tu negocio crezca. Cuanto más sepas, más crecerás.
¡Hecho! Gracias por suscribirte.
Indica una dirección de correo electrónico válida
Nos preocupa la protección de tus datos. Lee nuestro Aviso de privacidad.

El proceso de elección de aplicaciones

Volviendo a ti, como comerciante, es probable que te sientas identificado con la experiencia de echar de menos una función en Shopify, ir al Marketplace, encontrar una aplicación que haga esa función y tenga una sólida influencia social e incorporarla a tu pila tecnológica.

Además, has mirado los precios y has calculado si el precio que cobran al mes merece la pena para lo que añade a tu negocio.

Sin embargo, es muy posible que no hayas pensado en el impacto que esta nueva aplicación tiene en el tamaño y la velocidad del sitio y en la experiencia del usuario. Es comprensible.

Los dos primeros puntos son un análisis fundamental del coste y de la relación riesgo-beneficio al que la mayoría de las empresas están acostumbradas.

¿Y el tercero? Parece que se refiere más bien a un desarrollador o incluso un profesional del marketing muy técnico.

Sin embargo, hay cosas que cualquier propietario de una tienda de Shopify puede hacer desde ya para mejorar su relación con las aplicaciones y conseguir más velocidad, fiabilidad, puntuaciones SEO, tráfico y ventas.

Explicaremos también cómo se relaciona todo lo anterior y te daremos consejos sobre cómo mantener una tienda más rápida y optimizada para SEO.

El efecto de la velocidad del sitio en el SEO

Por cada aplicación que añadas a tu tienda, estás añadiendo bibliotecas, recursos, API y otros elementos que tienen que cargarse cada vez que un nuevo visitante entra en el sitio.

Cuantos más elementos haya que cargar (y cuanto mayor sea su tamaño), más tardarán los clientes en cargar el sitio web.

Cuanto mayor sea el tiempo de carga, peor será la experiencia del cliente. Más de la mitad de los visitantes abandonarán el sitio sin haber visto siquiera la página de inicio si el tiempo de interactividad supera los diez segundos.

Para los motores de búsqueda, concretamente Google, la experiencia del cliente es uno de los principales factores que se tienen en cuenta a la hora de priorizar los resultados que se muestran para una palabra clave específica.

Si han enviado tráfico a tu sitio web y la experiencia no ha sido buena (tarda mucho en cargarse, el visitante pasa poco tiempo en el sitio, el número de páginas visitadas es bajo, etc.), las posibilidades de que te envíen más tráfico se reducen enormemente.

En este sentido, Google ha publicado recientemente Core Web Vitals, una colección de señales relacionadas con la velocidad, la capacidad de respuesta y la estabilidad, y están pidiendo a los propietarios de los sitios que optimicen estos factores.

Además, han publicado una versión nueva de la herramienta de rendimiento de sitios web Lighthouse, que permite a los propietarios de los sitios evaluar su rendimiento.

¿Qué tal te va?

Mi amigo Darjan Hren, que es una de las personalidades más importantes en el campo de la optimización de la conversión del comercio electrónico y tiene su propia consultoría de CRO (hren.io), ha publicado recientemente un informe sobre el rendimiento de los 1000 mejores sitios de comercio electrónico construidos en Shopify de acuerdo con los nuevos estándares de Lighthouse.

¿Los resultados? Nada buenos.

Una puntuación media de rendimiento de solo 27 es lamentable, sobre todo cuando sabemos que estos sitios son algunos de los mejores comercios electrónicos de Internet, y suelen tener sus propios recursos internos de desarrollo, marketing y optimización de la conversión.

Muchos de ellos incluso utilizan Shopify Plus y tienen configuraciones de nivel empresarial, pero eso no se refleja en sus resultados.

Aparte de las puntuaciones globales, hay dos cifras principales en las que debemos fijarnos:

  1. La primera pintura de contenido es una expresión elegante de los desarrolladores para designar el primer elemento visible cargado. Es el tiempo que transcurre entre que la persona hace clic en un enlace y ve el "banner" de tu página de inicio o tu barra de navegación. 3,8 segundos es lento. Trascurrido ese tiempo, uno de cada seis clientes en los que has trabajado duro (y posiblemente pagado) por conseguir ya se habrá ido a otra página.
Fuente: section.io
  1. El tiempo de interactividad es el tiempo que transcurre entre que el visitante llega a tu sitio web y este se carga por completo. Antes de eso, tus clientes no habrán experimentado lo que has diseñado para ellos. Un TTI de casi 19 segundos es igual de malo, si no peor. El tiempo de interactividad es el tiempo que transcurre entre que el visitante llega a tu sitio web y este se carga por completo. Antes de eso, tus clientes no habrán experimentado lo que has diseñado para ellos. Un TTI de casi 19 segundos es igual de malo, si no peor.
Fuente: dev.to

La lentitud de carga no solo afecta a tu clasificación SEO.

Además, las tasas de conversión disminuyen, ya que los compradores quieren una experiencia de compra fluida. Esperar casi veinte segundos para visitar cada producto, cesta o página de pago es tremendamente frustrante y les da más tiempo para pensárselo dos veces antes de comprar.

También aumenta tus costes de obtención de clientes, ya que Facebook también prefiere enviar tráfico a los sitios que tienen un mejor rendimiento (puesto que el rendimiento está estrechamente relacionado con las tasas de conversión).

En definitiva, el SEO, las tasas de conversión y el CAC se entrecruzan, creando una espiral descendente que deberías evitar por todos los medios.

¿Qué podemos hacer con la lentitud a la hora de cargar?

Ve a la sección de aplicaciones de la columna de la izquierda de tu página de administración de Shopify y revisa cuidadosamente la lista de aplicaciones.

¿Cuáles no utilizas?

¿De cuáles puedes prescindir?

¿Cuáles se solapan con otras?

Bórralos.

El objetivo debe ser hacer todo lo que sea necesario con el menor número de aplicaciones posible.

Además:

  • La próxima vez que tengas pensado añadir una aplicación nueva a tu pila, incluye los "costes de los recursos" en la matriz de costes/beneficios. Si hablas con un representante de ventas, pregúntale cómo afectará a la velocidad de carga de tu sitio la incorporación de esta nueva aplicación.
  • Crea recordatorios en el calendario para que cada 3/6 meses haya "auditorías de la pila tecnológica", en las que se repase el proceso mencionado anteriormente (inventario de lo que hay en tu sitio y eliminación de las herramientas que ya no se utilicen).
  • Crea una política y un procedimiento para añadir nuevas aplicaciones a tu sitio y compártelos con tu equipo.

Hay otras cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de optimizar para ganar velocidad:

  • Plantillas: no todas las plantillas son iguales. Algunas son muy pesadas. Ten en cuenta el tamaño al cambiarte a una nueva.
  • Imágenes: posiblemente las principales culpables de que los sitios tarden en cargarse. Acostúmbrate a minimizar las imágenes en tu sitio. Existen herramientas de compresión en línea que pueden reducir el tamaño de las imágenes hasta un 95 % sin perder casi ninguna calidad.

En definitiva, normalmente cuanto más ligera mejor. La próxima vez que pienses en añadir esa nueva aplicación a tu sitio web, recuerda que quizá no solo no aumente tus ventas, sino que las reduzca.

No se ha encontrado ningún artículo.
Escrito por
Aidan Corbett
Aidan Corbett es cofundador y director general de Wayflyer

Puestos recomendados

Inventario
6 grandes retos de la gestión de inventarios en el comercio electrónico - y cómo resolverlos
Alex Stewart
Alex Stewart
16 de marzo de 2022
10 min de lectura
Marketing
Analítica
El abecé de la atribución para el comercio electrónico
Aidan Corbett
Aidan Corbett
15 de mayo de 2020
6 min de lectura
Finanzas
Por qué Ethical Bedding rechazó a las empresas de capital riesgo y a los prestamistas tradicionales y eligió la financiación flexible
James Higgins
James Higgins
29 de marzo de 2022
5 min de lectura

¿Quieres que tu empresa de comercio electrónico crezca?

Consigue financiación hoy mismo o reserva una cita telefónica con nuestro equipo para obtener más información sobre cómo podemos ayudarte a crecer.